viernes, 5 de septiembre de 2014

Identificar la identidad de lo idéntico.


Según la RAE :
identificar.
(De idéntico, con supresión de la última sílaba, y -ficar).
1. tr. Hacer que dos o más cosas en realidad distintas aparezcan y se consideren como una misma. U. m. c. prnl.
2. tr. Reconocer si una persona o cosa es la misma que se supone o se busca.
3. prnl. Llegar a tener las mismas creencias, propósitos, deseos, etc., que otra persona. Identificarse CON él.
4. prnl. Dar los datos personales necesarios para ser reconocido.
5. prnl. Fil. Dicho de dos o más cosas que pueden parecer o considerarse diferentes: Ser una misma realidad. El entendimiento, la memoria y la voluntad se identifican entre sí y con el alma.

identidad.
1. f. Cualidad de idéntico*
2. f. Conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad que los caracterizan frente a los demás.
3. f. Conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta a las demás.
4. f. Hecho de ser alguien o algo el mismo que se supone o se busca.
5. f. Mat. Igualdad algebraica que se verifica siempre, cualquiera que sea el valor de sus variables.
      idéntico, ca.
(De ídem y ‒́tico).
1. adj. Dicho de una cosa: Que es lo mismo que otra con que se compara. U. t. c. s.
2. adj. Muy parecido.

Es compleja la relación que tienen estas palabras, resulta que la identidad, es la cualidad que tiene alguien o algo de ser idéntico, idéntico es algo muy parecido a aquello con lo que se lo compara, sin embargo la identidad es la conciencia que tiene alguien de ser distinto de los demás.

Es decir algo que nos hace únicos, nuestra identidad, sirve a la misma vez para ver como idénticos a otros que son distintos a nosotros, llegando a identificarnos con ellos.

De este modo nos podemos identificar con los que son de nuestro mismo sexo (por compartir con ellos esa característica), nos podemos identificar con los de una raza, un país, una ciudad, un barrio, un edificio, una planta de ese edificio.....

Esta identidad con el otro se torna peligrosa cuando se usa de manera excluyente.Vamos al ejemplo de las regiones; yo me identifico como habitante de la tierra, comparto con los demás que habito el mismo planeta, aún no conozco habitantes de otros planetas, pero de existir también encontraría un vínculo con ellos, si existen en el mismo tiempo que yo serían coetáneos míos.

Como habitante de la tierra me puedo identificar con los europeos, puesto que he nacido y vivo en Europa, y comparto esa característica con mucha otra gente, del mismo modo que no comparto con asiáticos, africanos o americanos esa característica, y por tanto los considero diferentes a mi por eso, y decido ya no identificarme con ellos, (a pesar de que, por vivir en el mismo planeta me identificaba con ellos antes).

Como europeo, nací y vivo en España eso me identifica con otros habitantes de este país, y me diferencia de franceses o ingleses, con los que comparto que no somos africanos ni americanos.. sino europeos, pero yo soy español y ellos no.

Como español nací y vivo en Galicia, por ellos me considero gallego y me identifico con los que comparten conmigo ese rasgo, que nos distingue de asturianos, leoneses, vascos o catalanes.... que también viven en España, pero no son gallegos.

Como gallego, vivo en Coruña (A o La, me de lo mismo) pero nací en Lugo.... entonces tengo dos opciones, identificarme con los nacidos en Lugo, y considerarme lucense... o identificarme con los habitantes de Coruña, y considerarme coruñés... como en Lugo sólo he nacido y en Coruña llevo casi toda mi vida me consideraré coruñés... en oposición a lucenses (con los que sin embargo comparto el lugar de nacimiento), en oposición a orensanos o pontevedreses con los que no comparto ningún vínculo, (a pesar de que son gallegos, españoles, europeos y terrícolas).

Como coruñés, antes vivía en el centro de la ciudad, y allí la gente tiene su propia identidad pero no se identifican unos con otros, nadie decía... yo soy del centro.... ahora vivo en un barrio, y aquí todos somos de este barrio... y los de otros barrios (incluso los del centro) son distintos a nosotros... aunque vivan en la misma ciudad que yo.

En este barrio hay muchos edificios, cada uno con su comunidad de vecinos, vecinos con los que me podría identificar, pero no parece que haya mucha diferencia entre mi comunidad de vecinos y la de otros edificios, sin embargo dentro de mi edificio, los de mi portal somos "una piña", con nuestros propios problemas dentro de la comunidad, distintos a los que tienen los de los otros portales con los que no me identifico.

Dentro de mi portal, los que vivimos en la misma planta nos vemos más a menudo, tenemos los coches aparcados cerca en la plaza de garaje.. coincido con ellos en eso...

Pero soy el único que no tiene hijos aún.... así que no me identifico con nadie.... estoy sólo en el mundo.... mi identidad es única.

Toda esta sucesión de identificaciones excluyentes (me identifico con unos por oposición hasta que me voy quedando cada vez más solo) lleva a que el tema de la identidad, mal empleado sirve para poco... pues al final te deja solo...

Si se emplea la identidad para buscar aquello que nos hace iguales a los otros, siempre se podrá ampliar el círculo, eso es siempre positivo y conduce a ver en los demás e incluso en lo que nos rodea algo de nosotros mismos, y, si nos respetamos a nosotros mismos, también respetaremos a los demás.

En la identificación excluyente, aquella que destaca las diferencias, al final el individuo queda solo, eso pasa con los regionalismos, si vemos a los demás como diferentes, llegando incluso a verlos como contrarios o enemigos únicamente porque no nos identificamos con ellos, deberíamos seguir el razonamiento hasta el final para llegar a la conclusión de que hay más cosas que nos diferencian de los demás, que cosas que nos identifiquen con ellos, nuestra identidad es única, y no parece sensato percibir como enemigos u opuestos a los que no son como nosotros, pues nadie es como nosotros.

En conclusión, si algún valiente ha llegado hasta aquí, la identidad debe ser usada positivamente, buscando aquello que nos une, (a veces tan sólo nos une una cosa) y dejando a un lado todo aquello que nos separa, los millones de cosas que nos diferencian a unos de otros.

3 comentarios:

  1. Estaba empezando a dilucidar donde me llevarían ambos conceptos y te encontré. Celebro que gente en lugares diferentes se cuestionen ideas parecidas.

    ResponderEliminar
  2. Perdona por contestarte tan tarde. De Galicia. Sigues cuestionándote la identidad? Parece imposible definirla sin un marco relacional. Cómo saber de X si sólo existiese X verdad? Es un principio discutible y parece ser pilar del pensamiento moderno (ese sujeto tan estudiado). Saludos y felicidades por tu blog.

    ResponderEliminar