lunes, 29 de marzo de 2010

De vivir para trabajar a vivir sin trabajar.

La única manera de mejorar en la vida es proponerse objetivos, metas alcanzables que nos sirvan para dar sentido a nuestra vida, esas metas pueden ser pequeñas cosas que ir superando para luego ponerse otras,
como el que se plantea ahorrar mil euros, para, una vez conseguido, tratar de ahorrar mil quinientos, hasta conseguir ahorrar lo suficiente para no tener que preocuparse por ahorrar más.
La sociedad también debería imponerse unos objetivos, o al menos proponérselos. Quienes tienen el poder para proponer objetivos comunes, y poder para proporcionar medios para conseguirlos son los políticos, y en eso debería consistir su tarea.

La realidad sin embargo nos muestra que en muchos casos los políticos confunden su propio bienestar con el de sus gobernados, ellos están bien, luego las cosas no deben estar mal.
También hay políticos cuyo objetivo es exclusivamente su propio bienestar, y sus gobernados son el medio para conseguirlo.
Pero los políticos no son el tema en el que quería centrar esta entrada, esta entrada va del bienestar, y la que puede ser, a mi modo de ver, una forma para conseguirlo:
Que el objetivo sea trabajar para vivir, o incluso un paso más allá en la utopía, vivir sin trabajar.
Ese objetivo todos lo tenemos, no conozco a nadie (aunque seguro que alguien hay) que no se sienta atraído por la idea de poder vivir sin trabajar.
Yo creo que es un objetivo posible, a muy largo plazo, si la sociedad sigue evolucionando en esa dirección, y digo sigue, porque ya hace tiempo que la sociedad avanza en esa dirección.
A principios del siglo XX (para no ir mucho mas atrás) llegaban a Castilla miles de trabajadores a segar los enormes campos de cereales, cuando yo era joven, hace 25 años, en las zonas agrícolas unos vecinos ayudaban a otros a cosechar sus tierras, ahora en Castilla un sólo hombre puede hacer en un sólo día el trabajo que antes hacían decenas de hombres, y terminar la jornada mucho más descansado de lo que acababan aquellos hombre y mujeres; en las zonas agrícolas minifundistas, un solo hombre puede cultivar todas sus tierras sin ayuda e incluso llevar una pequeña explotación ganadera.
Todo ello es posible gracias a los avances tecnológicos, desde que el arado tirado por bueyes sustituyó a la azada, se ha avanzado mucho y relativamente deprisa en la agricultura y la ganadería, en apenas una generación hemos pasado de necesitar ingentes cantidades de mano de obra para tareas tediosas, repetitivas, y poco saludables, a resolver esos trabajos con maquinaria, en definitiva con tecnología.
Ese es el camino a seguir para conseguir llegar a vivir sin trabajar, eso es la tan cacareada I+D+I (investigación, desarrollo e innovación), como se puede ver no es algo reciente, lo único reciente es su denominación. Pero muy poca gente sabe en que consiste la I+D+I o para que vale, cuando algunos usan las siglas sin ni siquiera saber que significan.
Algunos piensan que invertir en I+D+I es comprar nuevos ordenadores, con mas gigas, pantallas más grandes, y enormes potencialidades.
Pocos saben que un ordenador sólo no hace nada más que una cosechadora sola, se necesita alguien que sepa sacar provecho del ordenador, como se necesita alguien que sepa manejar la cosechadora.
Mediante la tecnología se puede conseguir prescindir de la mano de obra, y se debe pretender eso.
Y entonces diréis, muy bien, si prescindimos de la mano de obra, en que va a trabajar la gente, ¿debemos tender a ser todos ingenieros en el futuro?
Como gallego contestaré a mi pregunta con otra pregunta ¿es necesario trabajar para vivir?
La respuesta a esta pregunta es obvia, no.
No conozco a nadie que se haya muerto de no trabajar.Y entonces habrá quien diga.. y de ¿que se va a vivir si no se trabaja?.
Llegados a este punto he de aclarar un concepto, no trabajar no quiere decir estar todo el día sin hacer nada, se pueden hacer cosas, hay gente que se siente realizada con su trabajo, trabaja porque le gusta, en lo que le gusta, son trabajos que se hacen por vocación, y por lo tanto no se perciben como tales.
El trabajo de un actor de teatro puede ser duro y sacrificado, pero los actores que lo hacen por la satisfación de hacerlo, son más felices que los que lo hacen por cobrar un dinero al final del acto, ese dinero nunca será demasiado, ni suficiente, el aplauso del público a un actor no profesional, le produce tanta o más satisfacción que el cheque que cobra aquel que lo hace como un trabajo.
No haría falta ni el dinero si cada uno pudiese "trabajar" sólo en aquello que le hiciese sentirse feliz, pero eso ya sería un futuro muy lejano.. ¿o no?
Si no existieran trabajos de esos que a nadie le gusta hacer, y toda la gente hiciese sólo aquello que le gustase, no haría falta ni dedicarle ocho horas diarias, ni ser esclavo de horarios ni retribuciones.
Mediante la investigación y el desarrollo todo eso se puede lograr, se puede conseguir que los campos se cultiven de forma automática y nos proporcionen alimentos frescos y saludables, sin mediadores que cobren
por ello.
Se pueden construir edificios, como se construyen coches, sin apenas supervisión humana, salvo en el proceso creativo, que es precisamente la parte más gratificante del trabajo.
Se puede pretender vivir sin trabajar, no necesitamos un camarero o una camarera para tomar una copa, nos la podría servir un autómata, y nosotros dedicarnos a ligar con gente que esté divirtiéndose y no con gente que nos tenga que aguantar y poner buena cara porque está tras una barra.
En definitiva el trabajo, como actividad obligatoria para subsistir, puede no ser imprescindible.
En una sociedad no basada en el trabajo y el dinero se podría cuestionar el concepto de la propiedad y la necesidad de su existencia. Que todo fuese de todos y cada uno pudiese hacer uso de aquello que necesitase sin pagar por ello, eliminaría la delincuencia, o al menos aquella causada por el dinero.
Esto de que todo sea de todos no es una vuelta al comunismo, ni una reinterpretación de un sistema que, aunque clamaba eliminar la propiedad, lo que hacia era cambiarla de manos, el estado es el dueño de todo y lo administra como le da la gana, a menudo mal, creando desigualdades en un sistema pretendidamente igualitario. Cuando unos pocos administran lo que es de todos, pasa lo que pasa, en el comunismo y en el capitalismo y la democracia.

6 comentarios:

  1. Ante todo felicitarte por tu blog plagado de interesantes reflexiones y al que he accedido tras verte comentando, con cierta inteligencia dicho sea de paso, en Motorpasión. Soy toni22m pero no me valida la clave Openid.

    Interesante cuestión la que planteas, pero por desgracia sembrada de algunos errores de concepto, muy humanos todos y provocados por la inexperiencia ante ciertas situaciones creo entender. Me explico.

    La mano de obra agrícola e industrial de siglos pasados sencillamente se traslada a otros sectores en tiempos futuros, como bien atestigüan nuestros campos abandonados masivamente por la población desde los años 60. El reclamo para aquella mano de obra fue masivo a zonas urbanas industriales, tanto nacionales como extranjeras.

    Esa industria ahora emigra a países emergentes, pero la mano de obra se traslada a sectores de servicios, de ocio, de inversiones, siempre que nuestra patética política laboral lo permita.

    La renuncia final a toda persona que trabaje por el motivo que sea es solo una suposición, tal vez imposible pero probablemente jamás deseable. Nadie deseará salir a cenar si un experto maitre no nos sugiere una inmejorable velada. Nadie querrá salvo urgencias o fuerza mayor hacer la compra diaria en un vending automático. El trato humano y su incomparable entorno social solo sería sustituido si obligatoriamente confinamos al individuo y lo aislamos mediante la tecnología en un ambiente de baja relación con sus semejantes. No olvidemos que para muchas personas en ámbitos urbanos sus únicas relaciones personales provienen de su actividad laboral o de su consumo de la misma.

    Como trabajador de una empresa en la que he asistido a la absoluta mecanización de todos los procesos y al trauma de la prejubilación de muchos compañeros (ese ansiado vivir sin trabajar que tanto estrés y depresión les causa inexplicablemente) puedo asegurarte que ocupación necesitamos todos, y sobre todo relación mediante la ocupación, no nos quepa duda. Dedicarse a consumir ocio por el simple hecho de ser rico es lo que no da la felicidad, no el dinero en sí como tanto se afirma. Los objetivos doble A (ambiciosos y alcanzables) son el gran motor de la vida humana y sin ellos, todo es de todos, la sociedad degenera invariablemente porque se desmoronan sus ladrillos esenciales, las personas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NO se trata de ser ricos y consumir ocio, sino de hacer cosas que realmente te motiven, creativas, que sirvan para realizarte y no meros trabajos automatizables.

      Eliminar
  2. Antes de nada hola porque soy nuevo por aqui. Lo que expones como idea tiene su lógica en tanto que un trabajo pasa a ser casi un hobby pagado cuando sientes satisfaccion personal por ello. El problema viene que no todos los trabajos necesarios para una sociedad son gratificantes, no todo es arte o satisfaccion, están los basureros por ejemplo y transportistas que se encargan de llevar las mercancías de un sitio a otro. Puede que tengas como hobby el conducir una furgoneta y te encante, pero quizás el tener que hacerlo periódicamente, madrugando haga frío o calor, cargando pesos, para un beneficio global... yo no lo veo.

    En mi opinión lo que los seres humanos necesitamos para vivir son cosas que actualmente son sencillas y fáciles de hacer PARA TODOS: tener una vivienda, hacer las cosas que nos gustan y tener tiempo para estar con familia, amigos etc. Trabajamos (muchos en cosas que no nos gustan) principalmente para cubrir esas necesidades. Y a partir de ahi pensar cómo esta diseñado todo lo demás: Hay trabajos para los que solo se necesita experiencia para llevarlos a cabo (conductores, limpieza por ej) que perfectamente pueden ser llevados a cabo mediante rotaciones entre la masa de gente dispuesta a trabajar. Y otros que son más especificos o que requieren de estudios medios o superiores pero que no requieren de tanta gente, llevados a cabo por quien esté dispuesto a sacrificarse aprendiendo para hacerlos...

    En fin, que soñar es gratis, un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea es que esas cosas que no son gratificantes: barrendero, transportista, etc, se automaticen hasta el punto en que nadie tenga que hacerlas

      Eliminar
  3. Fran Carreira, yo te votaba! Ojala las masas mundiales evolucionásemos a mi parecer a comprender este concepto y pasar a un nuevo mundo de bienestar y cultivacion del alma y mente en el que nos guiaramos por nuestras pasiones y hacer de la tierra algo parecido al paraiso que no tan seguro veo en mi muerte..

    ResponderEliminar