viernes, 18 de septiembre de 2009

Comentarios sobre el "Manifiesto a favor de la convivencia lingüistica y de igualdad de derechos para el gallego"





A continuación en cursiva va la traducción al castellano del "Manifesto a prol da convivencia lingüistica e de igualdade de dereitos para o galego" de la MESA POLA NORMALIZACIÓN DO GALEGO.




En negrita van mis comentarios al respecto:


Las personas que promovemos esta llamada queremos manifestar, ante las instituciones de autogobierno y como aclaración ante la sociedad gallega, lo siguiente:

1.- El pueblo gallego tiene derecho a que su lengua propia (originaria) sea oficial a todos los efectos en su ámbito territorial. Los usuarios del gallego deben disfrutar en su territorio del mismo status legal que el castellano tiene en el suyo.


Estoy absolutamente de acuerdo con la primera frase, la de que el pueblo gallego tiene derecho a que su lengua originaria sea oficial en su territorio, de hecho ya es así, en Galicia, las instituciones públicas tienen la obligación de atenderte y entenderte en gallego, lo que sucede es que Galicia forma parte del territorio español, y mientras eso no cambie, el castellano es también idioma oficial, ambas lenguas comparten estatus legal, ambas son oficiales dentro de Galicia.


2.- La situación del gallego está muy lejos de ser así. No disfrutamos de derechos lingüísticos plenos para desenvolver nuestra vida diaria con normalidad en nuestra lengua en nuestra tierra. Son los hablantes del gallego los que resultan discriminados. Es el gallego el que corre peligro como idioma y los gallego hablantes los que no son debidamente respetados. Vivimos una grand injusticia que es la negación de la igualdad y de la verdadera convivencia.

La discriminación del gallego, no se soluciona discriminando al castellano.


Viene siendo bastante habitual que los gallego hablantes tengamos la habilidad de entender y hablar también en castellano, a veces incluso el inglés y otros idiomas. El conocimiento de varias lenguas enriquece indiscutiblemente a los individuos.


No se como sería la situación en tiempos de la dictadura, pero tengo muy claro que el gallego no corre ningún peligro, ya que aún en el caso de que te encuentres con alguien que non hace ningún esfuerzo por conocerlo ni usarlo, existe la obligación de que se estudie en las escuelas, yo tuve que aprenderlo en mis tiempos de estudiante.


La administración pública,ya que estamos en una comunidad bilingüe, tiene la obligación de dirigirse al ciudadano en cualquiera de los dos idiomas que éste use. Tan malo es que se le niegue la atención en su lengua a un castellano hablante como que se le hable castellano a quien se expresa en gallego. Esta obligación no es extensible a comerciantes ni a ciudadanos de a pié. Si el dueño de un comercio decide rotular solo en gallego, o solo en castellano, es su decisión, en consecuencia, los propios clientes serán los que decidan si usar o no sus servicios según se encuentren o no cómodos, de la misma forma que, siendo gallego parlante, dejarías de acudir a un restaurante en el que las condiciones higiénicas no fuesen aceptables, por más que dueño y empleados hablaran perfectamente en tu idioma.


3.- Por eso, resulta realmente preocupante que, desde Madrid, con apoyo de importantes medios de comunicación, haya quien pretenda convencer a la opinión pública de que el castellano corre peligro de desaparición y que sus hablantes son discriminados en nuestro país. Esta inversión de la realidad ten como objetivo que los hablantes de gallego no tengan derechos lingüísticos y que los únicos deberes para las Administraciones públicas se vinculen al castellano.

Non parece creíble que nadie tema por la desaparición de un idioma que es el tercero más usado en el mundo, tras el chino y el inglés.
La inversión de la realidad que tiene como objetivo que los hablantes de castellano no tengan derechos lingüísticos y que los únicos deberes para las Administraciones públicas se vinculen al gallego es tan injusta como la mencionada anteriormente.
Las administraciones gallegas llegan en algún caso a no admitir documentación en castellano; o a responder en gallego a comunicaciones remitidas en castellano, situación que es tan injusta y discriminatoria como la contraria, que las administraciones gallegas llegasen a no admitir documentación en gallego, o respondiesen en castellano a comunicaciones en gallego.
Ambas situaciones son igualmente inadmisibles, que en el pasado se produjese una de ellas non legitima que ahora se produzca la otra.
Tan delicto es que me mates tú como que te mate yo.

4.- El verdadero problema no está en la cooficialidad de idiomas como el gallego, sino en la actitud de quien niega la existencia de pueblos y lenguas diferentes en el Estado español. Esta actitud si es la negación de la convivencia y de la igualdad. El proceso de normalización de usos del gallego fue lento y, hasta hoy, insuficiente para garantizar el derecho a vivir en esta lengua. Lo que conviene es respetar la legalidad vigente (Estatuto y Lei de Normalización Lingüística) y avanzar con cambios legales en la dirección de la igualdad y de la convivencia. Justamente la dirección contraria a la propuesta por los que pretenden la imposición del castellano como único idioma con derechos y deberes para los ciudadanos en todo el territorio del Estado.

El verdadero problema no está en la cooficialidad de idiomas como el gallego, sino en la actitud de quien niega la existencia de pueblos y lenguas diferentes en el Estado español. Esta actitud si es la negación de la convivencia y de la igualdad. El proceso de normalización de usos del gallego fue lento y, hasta hoy, insuficiente para garantizar el derecho a vivir en esta lengua. Lo que conviene es respetar la legalidad vigente (Estatuto y Lei de Normalización Lingüística) y avanzar con cambios legales en la dirección de la igualdad y de la convivencia. Justamente la dirección contraria a la propuesta por los que pretenden la imposición del castellano como único idioma con derechos y deberes para los ciudadanos en todo el territorio del Estado galego.
Sería adecuado seguir con el proceso de normalización de usos del gallego, respetando su propia riqueza y diversidad, aceptando como sinónimos los diferentes vocablos que se usan en cada punto para designar una misma cosa, sin necesidad de, ante la falta de unidad, importar vocablos extranjeros, como vitela, en el sitio de terneira, tenreira, becerra...


5.-. Le corresponde al pueblo gallego, a través de sus instituciones representantivas, definir la política lingüística acorde con el criterio de cooficialidad y de lengua propia que incluso el actual Estatuto reconoce para nuestro idioma. Esperamos el compromiso de las instituciones de autogobierno en defensa de la igualdad plena de derechos para el gallego y en la aplicación de medidas a favor de la normalización de sus usos. En esta labor contarán siempre con nuestro apoyo.


A este respecto cuentan también con mi apoyo, la igualdad plena, y sobre todo a libertad de usar el idioma (cooficial) en el que cada uno tenga a bien expresarse en cada circunstancia.

6.- Alertamos a la sociedad gallega para que no se deje confundir y le instamos a reflexionar sobre la verdadera situación del gallego en el propio país.
Defendemos un derecho humano elemental que nos define, además, como pueblo diferenciado. Debemos ser firmes rechazando todo posicionamento que persiga recortar derechos o retroceder en el corto camino andado tanto en las administraciones públicas, como en la vida social.



Llevo mucho tiempo reflexionando sobre la verdadera situación del gallego en nuestro país (mi país es España, Galicia hace tiempo que non es un país, sino una comunidad autónoma) y con lo que me encuentro día tras día e con una lengua que no entiendo, con palabras ajenas importadas del portugués, expresiones que parecen pretender alejarse lo más posible del castellano, que hacen ver un odio inherente hacia el castellano, que no parece un buen punto de partida para ningún tipo de convivencia.
Cada persona es diferente de las demás, pero en conjunto todos somos iguales, yo no me defino por mis diferencias sino por mis semejanzas.
Parece que lo que nos define como pueblo diferenciado es el idioma gallego.
Una persona nacida en China, sin ningún vínculo familiar ni de amistad con gallegos, que aprenda nuestro idioma y nuestra cultura por pura curiosidad, ¿pasará a ser un gallego o un español? .
Alguien coma yo, nacido en Galicia, que lleva toda la vida viviendo en Galicia, conoce el gallego y la cultura galega, se lleva un golpe en la cabeza que le hace perder el conocimiento, ¿deja de ser gallego, mientras no recupere el conocimiento?
Alguien nacido en Madrid, o en Argentina, viene a vivir a Galicia... ¿podrá llegar a ser gallego?





No hay comentarios:

Publicar un comentario